Jardín

Nuez


Técnicas de riego


El nogal es un arbusto de origen asiático con una morfología particularmente majestuosa. Esto se caracteriza por un tronco compacto y una corona densa. El primer aspecto que necesariamente debe considerarse para permitir que este tipo particular de árbol se desarrolle y crezca adecuadamente es, por supuesto, el riego. Dado que las especies adultas no requieren riego regular y conspicuo, sin embargo, debe enfatizarse que esta operación es de importancia fundamental en los primeros años de vida de la planta. De hecho, los nogales más jóvenes necesitan riego constante, generalmente con un promedio de aproximadamente dos semanas. Esto es esencial en verano, ya que las temperaturas son más altas, mientras que con las primeras lluvias se puede interrumpir el riego.

Cómo cultivar



Aunque el nogal se adapta perfectamente a las condiciones climáticas más extremas, el entorno de cultivo ideal parece ser la zona montañosa. Para plantar el nogal es necesario cavar un hoyo no muy profundo, ya que las raíces de este árbol, que luego se cubrirán, no son muy voluminosas. El medio de cultivo debe estar adecuadamente preparado en los días previos a la operación de plantación. En cuanto a la operación de poda, se llevan a cabo dos. El primer tipo, realizado hasta el tercer año, es una poda de capacitación. Con esto es posible darle una forma definida a la planta que está creciendo. El segundo es una poda de producción y sirve para liberar a la planta de las estructuras más dañadas.

Cómo fertilizar



Un buen fertilizante es la operación clave para obtener una planta sana y robusta, con un alto índice de productividad. Las técnicas de fertilización del suelo comienzan en los días previos a la siembra. De hecho, después de una evaluación precisa de las características del medio de cultivo, con el objetivo de verificar su capacidad para albergar la planta, se realiza una primera fertilización con fertilizantes orgánicos. El uso de fertilizantes orgánicos dura los primeros años de vida del nogal de manera controlada y solo cuando el suelo parece carecer de nutrientes. A partir del quinto año de vida del arbusto, es posible intervenir con el aporte de fósforo. Sin embargo, también se debe enfatizar la importancia de usar fertilizantes animales naturales, notoriamente ricos en nutrientes.

Nuez: plagas y enfermedades



El nogal, como la mayoría de las especies de plantas, es el objetivo de los patógenos que tienen como objetivo afectar negativamente su estado de salud, lo que lleva en los casos más graves a la muerte del árbol. Entre estos, el gusano del nogal es ciertamente conocido por todos. Esto infecta la fruta de la nuez y hace que se pudra. El rodilegno, por otro lado, es un insecto que golpea el tronco del árbol y forma túneles profundos. Finalmente, la antracnosis es un hongo temible que puede provocar la caída de las hojas y frutos de la nuez. Dado que los patógenos de esta especie son diferentes, la adopción de las medidas de precaución necesarias durante el cultivo es un aspecto fundamental. En este sentido, el uso de una instrumentación adecuadamente esterilizada, ciertamente permite prevenir la aparición de estas patologías.

Vídeo: QUÉ PASARÁ SI EMPIEZAS A COMER 6 NUECES AL DÍA? (Agosto 2020).