Jardín

Cornus sanguinea


Riegos del cornus sanguinea


Cornus sanguinea es un arbusto caducifolio, presente en Italia también como planta en la naturaleza. Se cultiva en jardines porque es una especie de bajo mantenimiento con follaje y tallos muy decorativos. Los Cornus son, en general, plantas que aman los suelos húmedos, por esta razón es apropiado evitar exponer las plantas a la sequía, especialmente durante los períodos cálidos del año. Preferiblemente se asientan cerca de estanques o arroyos, o los riegan regularmente, de abril a septiembre-octubre. A la llegada de los primeros resfriados de otoño, las plantas pierden por completo su follaje y entran en descanso vegetativo. Por esta razón, durante los meses más fríos del año, no necesitan ningún tratamiento. Incluso si aman la humedad, es aconsejable evitar dejar las plantas de Cornus sanguinea en suelos totalmente saturados de agua.

Cultivar el cornus sanguinea



El Cornus sanguinea en Italia también está presente en la maleza o en tierras no cultivadas, donde se desarrolla como una planta pionera, creando grandes especímenes. En nuestro país, está totalmente adaptado al clima presente en todas las regiones, por lo que se puede cultivar libremente, siempre que tenga un área de jardín donde haya una gran cantidad de agua disponible. También se desarrolla en suelos secos, en cuyo caso será necesario asegurarse de que el suelo no permanezca seco por mucho tiempo. Los arbustos de Cornus sanguinea no se desarrollan en exceso, nunca superan los 2-3 metros. Por lo tanto, no será necesario proporcionar una poda regular, a excepción de la disposición ocasional del follaje, con la eliminación de ramas rotas o dañadas del viento o la escarcha, lo que puede ser particularmente desagradable. Las plantas producen una floración abundante en primavera, con flores blancas reunidas en cabezas terminales. En otoño, el follaje se vuelve rojo brillante, particularmente decorativo.

Fertiliza el cornejo



Los arbustos de Cornus sanguinea no son particularmente exigentes en términos de nutrientes presentes en el suelo. Sin embargo, para mantenerlos saludables, es aconsejable suministrar periódicamente fertilizantes, eligiendo productos con una formulación compleja, que también contenga microelementos como zinc, hierro o manganeso. Se prefieren los fertilizantes granulares de liberación lenta, que se rocían alrededor del tallo de las plantas al final del invierno y en el período de otoño. Para los especímenes cultivados en macetas, es aconsejable mezclar fertilizante líquido para plantas con flores con el agua del riego, una vez cada 15 días, durante el verano. De octubre a abril no es necesario fertilizar de ninguna manera. El Cornus sanguinea cultivado en macetas debe ser trasplantado periódicamente, al menos cada 2-3 años, reemplazando por completo el suelo ahora agotado, con un producto fresco y rico.

Cornus sanguinea: plagas y enfermedades



Como la mayoría de las plantas de jardín, Corneus sanguinea también se ve afectada por algunos parásitos, que están muy extendidos en toda Italia. El principal es el pulgón, un pequeño insecto que absorbe la savia del follaje y se combate con insecticidas especiales. Estos productos funcionan por contacto, por lo tanto, es necesario rociarlos en todas las áreas donde se notan los pulgones, para afectar significativamente la cantidad de especímenes presentes en el jardín. En el caso de veranos particularmente secos, Corneus sanguinea también puede ser atacada por ácaros, los llamados ácaros rojos, que causan pequeños puntos en el follaje. Estos no son insectos, sino arácnidos, por lo que será necesario encontrar un insecticida contra este tipo de animal pequeño. Las plantas Ci Corneus prefieren posiciones soleadas, pero pueden sobrevivir sin problemas incluso en sombra parcial.